Berliner TageBlatt - Camboya, de las atrocidades de los jemeres rojos al proceso contra sus dirigentes

Börse
Euro STOXX 50 -0.37% 3906.41
DAX -0.4% 14204.32
SDAX 0.22% 12233.89
MDAX 0.07% 25280.82
Goldpreis -0.01% 1797.9 $
TecDAX -0.45% 3014.39
EUR/USD 0.11% 1.0526 $
Camboya, de las atrocidades de los jemeres rojos al proceso contra sus dirigentes
Camboya, de las atrocidades de los jemeres rojos al proceso contra sus dirigentes / Foto: © AFP

Camboya, de las atrocidades de los jemeres rojos al proceso contra sus dirigentes

Camboya se prepara el jueves para cerrar el capítulo más sangriento de su historia, cuando el tribunal especial apoyado por la ONU dicte su sentencia final contra Khieu Samphan, último líder vivo de los jemeres rojos, quien impugna su condena por genocidio.

Textgröße:

- ¿Quienes son los jemeres rojos? -

El movimiento revolucionario de los jemeres rojos toma el poder el 17 de abril de 1975 tras un conflicto iniciado en 1967 contra el gobierno pro estadounidense de Lon Nol.

El hombre fuerte de la organización, Pol Pot, se propone construir una utopía marxista en Camboya, a la que rebautizó como "Kampuchea Democrática".

Suprime la religión, las escuelas, el dinero, vacía las ciudades en favor de las granjas colectivas en el campo. Paranoico, el régimen hace numerosas purgas, citando supuestos "complots" como justificación.

Unas dos millones de personas, cerca de un cuarto de la población, mueren de agotamiento, inanición, enfermedades o por torturas o ejecuciones.

Los jemeres rojos fueron derrocados el 7 de enero de 1979 por Vietnam, aliado con un movimiento de desertores entre los cuales estaba el actual primer ministro, Hun Sen.

- ¿Quiénes son los dirigentes condenados? -

Después de años de complejas negociaciones, Camboya y la ONU firmaron en 2003 un acuerdo para la creación de las Salas Extraordinarias de los Tribunales de Camboya.

Se trata de un tribunal híbrido formado por magistrados camboyanos e internacionales que solo tiene jurisdicción sobre los dirigentes del régimen depuesto. La pena de muerte está excluida, así como las compensaciones financieras para las víctimas.

Creado en 2006, el tribunal ha costado más de 300 millones de dólares y solo ha condenado a tres personas.

Kaing Guek Eav, alias "Douch", director de la prisión de Tuol Sleng (S21) de Phnom Penh, donde unas 15.000 personas fueron torturadas antes de ser ejecutadas, fue condenado a cadena perpetua en 2012 por "crímenes de guerra" y "crímenes de lesa humanidad". Murió en septiembre de 2020 a la edad de 77 años.

Nuon Chea, ideólogo del régimen, y Khieu Samphan, jefe de Estado de los jemeres rojos, también fueron condenados a cadena perpetua por "crímenes contra la humanidad" en 2016 y genocidio en 2018, en dos juicios separados. Nuon Chea murió en 2019 a los 93 años.

El segundo apeló su condena por genocidio.

Otras dos personas enfrentaron la corte sin ser condenadas. El ministro de Relaciones Exteriores del régimen, Ieng Sary, murió durante su juicio en 2013, mientras que su esposa, Ieng Thirit, ministra de Asuntos Sociales, fue declarada inapta para comparecer por demencia y fue liberada. Posteriormente murió.

Varios otros dirigentes escaparon a la justicia. Pol Pot, el "hermano número uno", muerto en 1998, nunca fue juzgado, al igual que Ta Mok, el temido comandante del suroeste de Camboya, quien murió en 2006.

Miles de cuadros y combatientes de bajo rango ya no rendirán cuentas, por cuanto el mandato del tribunal se limita a los más altos responsables.

- ¿Qué papel tuvo Hun Sen con los jemeres rojos?

El primer ministro de Camboya, Hun Sen, en el poder desde hace más de 30 años, es un excombatiente de los jemeres rojos.

A los 25 años, el dirigente encabezó un regimiento antes de huir a Vietnam en 1977 para escapar de una de las purgas internas.

Los libros de historia de Camboya destacan su regreso al país en 1979 junto a las fuerzas vietnamitas que expulsaron a Pol Pot del poder.

Los intentos por aclarar su papel en la dictadura han sido desestimados por el actual gobierno, que incluye a otros antiguos jemeres rojos.

Se ha pronunciado en contra de cualquier otro proceso, al afirmar que hundiría al país en la inestabilidad.

Los críticos han arremetido contra Hun Sen, a quien acusan de injerencia en el funcionamiento de la justicia, la cual también está plagada de controversias y conflictos.

G.Schulte--BTB