Berliner TageBlatt - Los coches europeos consiguen una contaminante segunda vida en África

Börse
Goldpreis -1.78% 1651.7 $
Euro STOXX 50 -2.35% 3348.6
DAX -2.01% 12284.19
SDAX -3.83% 10507.96
TecDAX -1.75% 2656.28
MDAX -3.22% 22541.58
EUR/USD -1.5% 0.9693 $
Los coches europeos consiguen una contaminante segunda vida en África
Los coches europeos consiguen una contaminante segunda vida en África / Foto: © AFP

Los coches europeos consiguen una contaminante segunda vida en África

Su Toyota Matrix ha recorrido lo equivalente a cuatro vueltas al mundo y nunca pasaría una inspección en Europa. Pero para su nuevo propietario en Benín, Adam Adebiyi, este coche con 170.000 km es como salido de fábrica.

Textgröße:

Como millones de africanos, este informático acudió al mercado de segunda mano para comprar un vehículo de calidad que, en condiciones normales, estaría muy por encima de su presupuesto.

África es el principal destino de los vehículos usados. Más de un cuarto de los coches de segunda mano exportados entre 2015 y 2020, unos 5,6 millones, terminaron en este continente, según la ONU.

Los coches proceden principalmente de Europa y Japón, y cada vez más de Corea del Sur y Estados Unidos, pero a menudo son modelos muy viejos y muy contaminantes.

El Toyota Matrix de Adebiyi entró en circulación en 2004 en Canadá. Quince años después fue enviado por barco a Benín, donde lo compró un primer propietario que ahora lo ha vendido a este informático.

No lejos del puerto de Cotonú, la capital económica de Benín, hay kilómetros y kilómetros de aparcamientos con vehículos de segunda mano a la venta, mayoritariamente procedentes de Europa.

Benín es uno de los cinco principales importadores de vehículos usados en África, según un informe de la ONU publicado a finales de 2021.

Este país del oeste de África solo tiene 11 millones de habitantes, pero es la puerta de entrada a los mercados de Burkina Faso, Níger, Chad y especialmente su enorme vecino Nigeria, la nación más poblada del continente.

En uno de estos extensos depósitos de coches cerca de la frontera con Nigeria, Zakari Cisse se pone al volante del coche que acaba de comprar, un modelo puesto en circulación en Bélgica en 2002.

Hubiera preferido un vehículo nuevo de concesionario pero, por falta de recursos, tuvo que conformarse con este modelo de 20 años, que está "limpio y bien mantenido". "El motor responde muy bien, se puede ver con el sonido", dice.

"No importamos basura", apostilla Ossama Allouch, importador de vehículos de segunda mano en Cotonú, señalando que realizan test antes de la compra. "No son simplemente cualquier vehículo que tenga prohibido su uso" en Europa, afirma.

En Benín, un sedán importado de unos 15 años se vende por alrededor de 2.300 dólares, una ganga en un país donde un modelo nuevo cuesta doce veces más y el salario medio es algo más de 100 dólares mensuales.

- Vehículos averiados o sin catalizador -

Un informe del Programa de la Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) indicó en 2021 que la mayoría de vehículos exportados a países en desarrollo son viejos, contaminantes, poco eficientes energéticamente, potencialmente peligrosos y contraproducentes en la reducción de emisiones de carbono.

En una inspección de las autoridades neerlandesas en 2019 en el puerto de Ámsterdam, de donde zarpan barcos con coches hacia África cada semana, los vehículos cargados tenían de media 18 años de antigüedad y un kilometraje superior a 200.000 km.

Un 93% de ellos tenían una etiqueta Euro 3 o inferior, una categoría que implica que habían sido matriculados antes de la década de los 2000.

Algunos de los vehículos estaban averiados y a otros les habían retirado el catalizador, un componente del motor que reduce la emisión de gases tóxicos no carbónicos como el nitrógeno óxido.

Para filtrar estos gases contaminantes, los catalizadores emplean metales como oro, plata, rodio y platino.

Su valor puede superar los 100 dólares, un incentivo para retirarlos y venderlos antes de exportar el coche.

Amen Djidjoho, responsable de un aparcamiento de venta en Benín, resta importancia a estas preocupaciones.

"Todos los vehículos importados vienen con catalizadores porque en Europa y América está estrictamente prohibido sacarlos", asegura.

Para evitar el robo de estas piezas a su llegada a África, hay guardas de seguridad que vigilan la mercancía hasta que es trasladada a los aparcamientos de venta, asegura Djidjoho.

El también importador Ossama Allouch asegura que los catalizadores suelen ser robados después de la venta o revendidos por los propietarios.

- Aumento de la contaminación -

Los protectores del medio ambiente aseguran que la contaminación generada por estos coches viejos es un gran problema debido a la afición africana por el volante.

Los vehículos antiguos y la pobre calidad del combustible usado en África Occidental son "una de las principales causas del aumento de la contaminación del aire en las ciudades de la región", aseguró PNUMA.

"Los niños, que van andando a la escuela por carreteras concurridas, y los vendedores informales junto a estas rutas" son quienes más están en riesgo, afirmó.

Regular este importante sector de la economía de Benín, generador de muchos empleos, no se antoja tarea fácil.

Los 15 miembros de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) adoptó una directiva en 2020 para introducir combustibles y vehículos más limpios al mercado a partir de enero de 2021.

Los vehículos importados deben cumplir con los requisitos de la categoría Euro 4, es decir, que se hayan matriculado al menos en 2006.

Pero en Benín, está claro que los vehículos vendidos son mucho más antiguos. Contactado en varias ocasiones, el Ministerio de Transportes no respondió a las preguntas de AFP sobre la normativa vigente en el país.

Y.Bouchard--BTB