Berliner TageBlatt - Canadienses despidieron a la reina Isabel II bajo frío y lluvia

Börse
TecDAX -1.99% 2748.6
MDAX -1.87% 22597.79
DAX -1.09% 12336.4
Euro STOXX 50 -1.26% 3390.88
SDAX -1.72% 10568.9
Goldpreis -0.91% 1705.2 $
EUR/USD -0.26% 0.977 $
Canadienses despidieron a la reina Isabel II bajo frío y lluvia
Canadienses despidieron a la reina Isabel II bajo frío y lluvia / Foto: © AFP

Canadienses despidieron a la reina Isabel II bajo frío y lluvia

Los canadienses se despidieron de la reina Isabel II el lunes con un desfile por la capital, Ottawa, y pequeños tributos en todo el país, pocas horas después de su funeral en Londres.

Textgröße:

En una esquina fría y lluviosa de una calle de Ottawa, Eugene Lauzon, de 81 años, esperó horas en la madrugada para ver a dos docenas de oficiales a caballo de la Real Policía Montada de Canadá, una guardia de honor de 100 soldados y una banda militar desfilando frente al Parlamento.

Con un sombrero vaquero y una camiseta adornada con la hoja de arce, dijo a la AFP que había visto a la reina Isabel II en persona cuando era niño durante una de sus visitas oficiales a Canadá, y que ahora estaba allí para despedirse de ella.

"Su bondad es como una palmera con raíces profundas en Canadá, que se yergue contra vientos poderosos", dijo.

Aunque la relación de los canadienses con la monarquía se ha vuelto vez más tensa, estuvieron unidos a la reina Isabel hasta el final, y ella a Canadá, habiendo visitado el país en más ocasiones que a cualquier otra nación.

"Durante 70 años, estuvo allí para Canadá y la Commonwealth. En los buenos y malos momentos, estuvo allí para dar testimonio de la evolución de nuestra historia", dijo la gobernadora general de Canadá, Mary Simon, en un comunicado.

El día de su funeral fue declarado feriado nacional por el primer ministro Justin Trudeau, pero la mayoría de los negocios permanecieron abiertos.

Después de la procesión conmemorativa, se esperaba que cientos de dignatarios asistieran a un servicio en la Catedral de la Iglesia de Cristo en Ottawa, con música de Ginette Reno y Rufus Wainwright, así como un discurso del ex primer ministro Brian Mulroney.

Afuera, un saludo de armas debía disparar 96 rondas, una salva por cada año de vida de la reina, y varios aviones de combate pasarían volando por encima.

A ellos se unirían en los cielos de Ottawa aviones de la Segunda Guerra Mundial, incluidos un Spitfire y un Hurricane, pero todos los aviones quedaron en tierra a último minuto debido a las tormentas con lluvia.

En todo Canadá, las conmemoraciones incluyeron ceremonias de los pueblos originarios Mi'kmaq, una reunión de perros Corgi, gaiteros y campanadas.

Más de 52.000 canadienses también enviaron mensajes a través de un libro de condolencias en línea.

G.Schulte--BTB